lunes, 14 de junio de 2010

Levántate y resplandece

La Iglesia de Dios de la Profecía, celebró el pasado 13 de junio, sus 107 años de fundación.
Inspirado por el Espíritu Santo a través de la cita bíblica Isaías 60:1: "Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti", el hermano A. J. Tomlinson y otros hermanos retomaron la Iglesia de Dios, en las montañas de Cherokee, en Carolina del Norte, Estados Unidos.
Una de las premisas es aceptar las Escrituras, correctamente divididas en Antiguo y Nuevo Testamento, y este último como regla de fe y práctica.
La Iglesia se extendió por diferentes estados y países. Para el 2005, había presencia de la Iglesia de Dios en 128 países del mundo.
Uno de ellos es El Salvador, donde comenzó a mediados de la década de 1950. Por esa época se fundó la primera filial en la zona de Acajutla, Sonsonate.
En 1961 se fundó la Iglesia de Dios de la Profecía en Aguilares, San Salvador, con 11 miembros. Fue creciendo en membresía y el 1965 se ubicó en el terreno donde está actualmente en colonia Salinas I.
Dado el crecimiento que tuvo y que muchos hermanos y hermanas provenían de zonas algo lejanas, desde la Iglesia de Aguilares se fundaron las Iglesia en cantones La Cabaña, en El Paisnal, y San Jerónimo , en Guazapa; ambos municipios vecinos de Aguilares.
Por una serie de eventos que dificultaron su funcionamiento, sucedió una división allá por los 70's, lo que repercutió en variar el nombre para el registro de la personería jurídica en el país, llamándose Iglesia de Dios de la Profecía Universal, pero conservó su contacto con la oficina central en EE.UU.
Hay filiales en los 14 departamentos del país. Se rige por un supervisor nacional, supervisiores departamentales, supervisiores de distritos, pastores y pastoras y líderes de ministerios.
La Iglesia de Dios de la Profecía Universal es de las primeras congregaciones en El Salvador en aceptar e impulsar a las mujeres pastoras, ya que este ministerio había sido ocupado particularmente por hombres desde sus inicios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada